Tiempo de plegarias

Deja que pase la Navidad. Que los días se agoten. Que el cielo se oscurezca, o se ilumine… Sé que estamos en tiempo de plegarias. Sé que un hombre bueno puede volverse malo. Pero, incluso cuando el rito conmovedor que cumples al ponerte de rodillas esté obrado, sabes que cada vez que extiendas el brazo, que abras la mano para coger lo inaprensible, el viento derrumbará la casa.

Tal vez el propio esfuerzo conlleve el esperado milagro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s